APRENDE A CONFIAR EN DIOS

aprende a confiar en

Por qué cuando hay muchas dificultades en nuestra vida, nos cuesta confiar en Dios? comenzamos a creer que todo esta perdido, nos comenzamos afanar por todo, y nos ocupamos en pensar más en el problema que pensar en Dios. Hoy quiero decirte que tu confianza debe estar puesta solo en Dios, es momento que dejes de confiar en personas, ya que ellas te pueden fallar, pero Dios jamas lo hará aunque tu sientas que si te a dejado, pero estas equivocado, Dios nunca te dejara solo, por eso confía en Él en todas las áreas de tu vida.

 

“La Fe tiene que ver con la confianza, como el optimismo con la alegría de vivir, y sin estos rasgos es imposible alcanzar grandes objetivos.”

Confiar en Dios, eso debemos de hacer, si quieres renacer de las cenizas confía en tu padre.  Lucas 12:22-31 (DHH) dice:
 “Después dijo Jesús a sus discípulos: «Esto les digo: No se preocupen por lo que han de comer para vivir, ni por la ropa que necesitan para el cuerpo. La vida vale más que la comida, y el cuerpo más que la ropa. Fíjense en los cuervos: no siembran ni cosechan, ni tienen granero ni troje; sin embargo, Dios les da de comer.

¡Cuánto más valen ustedes que las aves! Y en todo caso, por mucho que uno se preocupe, ¿cómo podrá prolongar su vida ni siquiera una hora? Pues si no pueden hacer ni aun lo más pequeño, ¿por qué se preocupan por las demás cosas?»Fíjense cómo crecen los lirios: no trabajan ni hilan. Sin embargo, les digo que ni siquiera el rey Salomón, con todo su lujo, se vestía como uno de ellos.  Pues si Dios viste así a la hierba, que hoy está en el campo y mañana se quema en el horno, ¡cuánto más habrá de vestirlos a ustedes, gente falta de fe! Por tanto, no anden afligidos, buscando qué comer y qué beber.  Porque todas estas cosas son las que preocupan a la gente del mundo, pero ustedes tienen un Padre que ya sabe que las necesitan. Ustedes pongan su atención en el reino de Dios, y recibirán también estas cosas. ”

Claramente Dios nos indica aquí que no debemos de afanarnos por nada, ya que nuestro Padre Celestial tiene cuidado hasta de los mínimos detalles, sean financieros, salud o relaciones en la familia.  Debemos dejar nuestras preocupaciones en manos de Dios, teniendo plena confianza en Él. Ya que su palabra nos dice que cuando ponemos nuestra atención en su reino, recibiremos todas las cosas (Mt 6.33 DHH). Cuando confiamos en quien todo lo puede, re invertimos las prioridades: nos ocupamos de buscarle y caminar en su voluntad, trabajando por alcanzar su visión.  Debemos de ser como árbol plantado junto a las aguas ¿Como así? Si, en Jeremías 17.7-8 dice:

“»Pero bendito el hombre que confía en mí, que pone en mí su esperanza. Será como un árbol plantado a la orilla de un río, que extiende sus raíces hacia la corriente y no teme cuando llegan los calores, pues su follaje está siempre frondoso. En tiempo de sequía no se inquieta,y nunca deja de dar fruto.”

Un árbol que es plantado junto a un rió siempre estará verde y frondoso, rebosante de vida. Dios quiere que así seamos nosotros que depositemos nuestra confianza en Él. Pero no solo es plantarse si no también comprometerse con Él, ya que todo árbol verde siempre ofrece sombra, frescura y abrigo a quienes se acercan. Tu confianza debe proyectarse en servicio, porque toda bendición debe ser compartida para que se multiplique. Es momento de utilizar los dones que Dios te ha dado con confianza (Jueces 6.14 DHH) ya que nuestro padre nos ha creado con infinidad de dones y talentos, por lo que, con toda confianza, nos envía a lograr hazañas y proezas en su nombre. ¿Hay algo que no podamos hacer si somos sus hijos y herederos? ¡Claro que No! Todo es posible para quienes sabemos que somos creación divina y linaje escogido. Confía en tus capacidades, prepárate, dedícale la victoria al Señor y toda sera posible para ti. Hey es tiempo de no afanarnos, y aprender a confiar plenamente en Dios quien ha prometido bendecirnos. Busquemos primero su reino y su justicia y todo lo demás vendrá por añadidura. Además, confiemos en nuestras fuerzas porque han sido dadas por nuestro Padre. Jesús te espera para darte la confianza que necesitas y que te atrevas a vencer esos gigantes de tristeza, angustia y decepción que amenazan tu animo. Permitele ser parte de tu vida y enseñarte como dale la espalda a la desconfianza.